Con paso parsimonioso, se acercó al escritor. Aquel le dijo que durmiera un rato sobre la hoja en blanco. Cuando despertó, Monterroso ya no estaba ahí: se había hecho famoso a costa del letargo del dinosaurio que se perdió de la vida e incluso de la extinción. Retemblándole las articulaciones por la artritis, se alejó arrastrando la larga cola de plumas que creció durante la evolución.
Malvadisco
01 de Octubre 2017 / 22:05

Mientras dormías 01 de Octubre 2017 / 22:05
Malvadisco
         Taller19 de Octubre 2017 / 10:53
         Elisa A.

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.