Los críticos se enfrascaron en violenta batalla. Las sillas eran arrojadas de lado a lado entre detractores y proponentes de la célebre minificción. Vasos de agua, botellas de vino, libros del maestro Monterroso, volaban hasta detenerse en la cara de algún hombre de letras. La pelea estaba en todo su esplendor. Un espectador llamo a los gendarmes que llegaron a separar a los intelectuales con lujo de violencia; las macanas abrieron heridas por donde la sangre escapaba profusa, las botas se estrellaron en algunas nalgas y por fin cuando el zafarrancho se deshizo… el dinosaurio ya no estaba ahí.
Black Dot
04 de Octubre 2017 / 19:06

Simposio Moterrosiano 04 de Octubre 2017 / 19:06
Black Dot
         Perdon el titulo es "Simposio Monterrrosiano"05 de Octubre 2017 / 08:27
         Black Dot
         Monterrosino13 de Octubre 2017 / 10:36
         Marcial Fernández

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.