Digamos pues que el dinosaurio estaba ahí cuando el escritor despertó. Pensemos que se espantó. Un aire frio debió de haberle recorrido la espalda. ¡Quien carajos no se asustaría al vivir algo así! Es terrible el solo hecho de pensarlo, cuantimás de experimentar su existencia. Yo, Nada más de vivirlo, siento deseos de dormir y regresar al sueño donde el dinosaurio es solo eso, un dinosaurio.
Black Dot
05 de Octubre 2017 / 11:41

Volver a dormir 05 de Octubre 2017 / 11:41
Black Dot

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.