El saurio despertó de un profundo sueño de millones de años con un intenso dolor de barriga. Abrió los ojos y la oscuridad absoluta lo aterrorizó. Sus enormes fosas nasales estaban atascadas de tierra y sus garras inmovilizadas; por instinto, zangoloteó cada músculo de su cuerpo para liberarse.
El saldo fue de 4 rescatistas extranjeros mal heridos, 2 voluntarios, que repartían sopa de lentejas, murieron instantáneamente; y una famosa perra resultó con heridas graves en las patas al perder sus pantuflas tras impactarse en el muro de un edificio cercano.
Aplacate
06 de Octubre 2017 / 15:35

Saldo rojo 06 de Octubre 2017 / 15:35
Aplacate
         Comentario13 de Octubre 2017 / 03:48
         Daniela Truman

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.