—Dice el doctor que se nos pasó la mano con este —avisó el uniformado.
—¿Dijo algo acera de los otros que protestaban con él? —preguntó el comandante.
Negó con la cabeza.
—Entonces ya saben lo que tienen que hacer: le arrancan las huellas digitales, los dientes y lo tiran en la carretera.
Los que encontraron el cuerpo, acostumbrados a escenas macabras, no se sorprendieron por la saña con la que lo habían victimado.
Marcial Fernández
06 de Diciembre 2017 / 10:33

Cotidiano 04 de Diciembre 2017 / 22:59
Black Dot
          Correcciones mínimas06 de Diciembre 2017 / 10:33
         Marcial Fernández
                  De acuerdo y gracias.10 de Diciembre 2017 / 11:52
                  Black Dot

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.