† Aquí yace, contra su voluntad y mal que le pese, Indalecio Leiva. Él preferiría estar pescando en medio del río Paraná, tomando una grapa para amenizar la espera del pique, con la ilusión de encontrar a la patrona despierta al llegar al rancho y, de ser posible, que haya puesto la pava al fuego al verlo venir de lejos.
Es decir, que daría su vida —si la tuviera— por estar tal como lo encontró la tormenta que dio una vuelta de campana a su vieja canoa.
Telares
01 de Enero 2018 / 08:45

LAS VUELTAS DE LA VIDA 01 de Enero 2018 / 08:45
Telares
         Me gusto mucho Telares. Buena suerte01 de Enero 2018 / 12:55
         Black Dot
                  Muchas gracias, Black. Nos leemos.01 de Enero 2018 / 17:05
                  Telares
         Taller03 de Enero 2018 / 11:18
         Elisa A.

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.