El papa, nuestro único y oficial vínculo directo con el todopoderoso, comprendió al fin el gran problema de su feligresía mundial, la odiosa biología, en sus plegarias expresas a los oídos de la máxima deidad imploró con fuerza el cese de toda actividad mutacional. Como era de esperar fue complacido de inmediato. Dejo esto como un testimonio de como termino nuestra vida terrena y nos fuimos todos al cielo.
Luigi 71
06 de Febrero 2018 / 11:00

Apocalipsis 06 de Febrero 2018 / 11:00
Luigi 71
         Comentario15 de Febrero 2018 / 06:10
         Daniela Truman

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.