Desde antes de su nacimiento, su madre quiso lo mejor para él. Cuando apenas era un cigoto, de entre el catálogo de modificaciones genéticas, eligió una que le permitiría una carrera de modelo. Siendo una niño, la despreciaba por su insignificancia y su falta de complejidad y, cuando creció, se fue de su lado. Ella era una simple humana y él, en cambio, un precioso modelo de ojos rasgados y contextura gruesa producto del síndrome de down
Malvadisco
11 de Febrero 2018 / 20:57

Moda 11 de Febrero 2018 / 20:57
Malvadisco

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.