Después de la perforación, el humo del cigarro le salía por los oídos, una gota de sabor en el conducto auditivo le llenaba el paladar de sensaciones y, al descender a las profundidades del océano, el canto de las sirenas le inundaba todas las cavidades de cerebro sin el estrobo de la membrana de los tímpanos.
Malvadisco
11 de Marzo 2018 / 23:55

Buceo libre 11 de Marzo 2018 / 23:55
Malvadisco
         Taller15 de Marzo 2018 / 11:57
         carlos bortoni
         Taller15 de Marzo 2018 / 12:05
         carlos bortoni

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.