EL DESAMOR

-Muero de pena por un amor no correspondido.

La vieja tomó un puchero. Introdujo en él unas hierbas pestilentes, una pata de cucaracha y escupió dentro. Puso todo a hervir. Pasado un rato, entregó el brebaje al joven.

-No puedo hacerla tomar eso.

-Es para ti.

Obediente, bebió hasta la última gota.

Corrió a ver a la dama. Al mirarla, sus verdes ojos le parecieron dos sapos, su nariz un deforme apéndice y su boca, la de un la de un perro rabioso.


Agamenón
02 de Abril 2018 / 08:51

EL DESAMOR 02 de Abril 2018 / 08:51
Agamenón
         Saludos06 de Abril 2018 / 16:38
         José Luis Velarde
                  Gracias por tu sugerencia.08 de Abril 2018 / 15:28
                  Agamenón

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.