la compañía

Por la ventana se colaba la luna llena: era el momento.

Encendió seis velas negras que esperaban sobre una mesa. Corrió las cortinas. Sólo la exigua luz de la cera hacía visible la escena proyectada en un espejo roto, testigo necesario. Firmó el pergamino con sangre de cabra preñada y después lo hizo arder lentamente mientras preparaba su espíritu para el encuentro. Cerró los ojos y gritó “¡Spero autem, Satana!”

Un relámpago iluminó la casa inundándola con un fuerte olor a azufre.

¡Estaba tan sola!
Agamenón
04 de Abril 2018 / 00:39

La Compañía 04 de Abril 2018 / 00:39
Agamenón
         sin titulo12 de Abril 2018 / 17:33
         Marcial Fernández

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.