Ella miraba una serie tirada en el sillón, acariciando los suaves pelos amarillentos de Tarquinio, que yacía felinamente echado a sus pies sobre la alfombra. Oyó el motor de un auto que se detenía frente a su casa. Espió por la ventana y vio que era él.
—¡Uy, llegó antes! Vamos, vamos a tu cucha.
Salió por la puerta del patio y encerró a su mascota en el garaje trasero.
No podía arriesgar a presentarlos sin antes preguntarle a su nuevo novio si por casualidad era alérgico a los tigres.
Telares
08 de Junio 2018 / 15:44

Mejor prevenir 08 de Junio 2018 / 15:44
Telares
         Taller09 de Junio 2018 / 02:05
         Tequila

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.