Leí en los obituarios que yo había fallecido. Mi esposa, mis hijos y algunos amigos y relacionados, invitaban a mis exequias. Casi nunca voy a estas ceremonias, me deprimen y recuerdan que mi turno llegará, pero como yo era el protagonista no podía faltar. Cuando llegué, todos me esperaban y pude asistir a mi propio entierro.
esleongo
04 de Octubre 2018 / 15:53

1946-2018 04 de Octubre 2018 / 15:53
esleongo

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.