TERCER LUGAR


"El Santa tatuado", de Ana Laura Coronado Chiw
0000-00-00

El niño Jesús, harto de los villancicos con que titilaban las luces del árbol, se levantó de la rígida posición en que se encontraba y desconectó la serie musical para acabar con el sonsonete. Desde las pintadas pupilas en sus ojos cerámicos observó su pesebre. El reloj sobre la chimenea marcaba las 11:45. “Aún no he nacido”, pensó. Las demás figuras de la divina familia continuaban inmóviles bajo las ramas de Naviplastic. De sus dedos diminutos, el pequeño Mesías sintió que se le desprendía un milagro.

 

Leer cuento completo